Adherí a la campaña por la incorporación de Argentina al ALBA, clic aquí

No a la remoción del monumento de Ernesto “Che” Guevara en la Ciudad de Rosario

Publicado el 05 de Agosto de 2017

A mediados de 2005, pocos meses antes de enterrar al ALCA, el Che comenzaba a renacer en su país natal. Hecho bronce. Bronce popular recolectado en redes solidarias. Más de una tonelada de bronce popular de todos los rincones del país… y de otros países. Bronce popular en forma de llaves, trofeos, ceniceros o hasta con la enorme carga emocional como lo fueron las placas funerarias de familiares de sangre.

La obra, creada y promovida inicialmente por el artista plástico Andrés Zerneri, primero sumó adhesiones individuales y luego fue creciendo, transformándose en una construcción popular y colectiva. Desde nuestros barrios, escuelas, centros culturales, organizaciones políticas y sociales, llegaron aportes. Querían ser parte del monumento al Che, el primero en el país que lo vio nacer. El mismo país donde su hasta su pensamiento fue censurado en democracia y perseguido durante el terrorismo de estado.

 

El monumento al que la ong “Bases” busca censurar, siguió creciendo. Las emociones que movilizaba se expresaron en una ruidosa caravana por el centro porteño, una emotiva despedida en el puerto, un simbólico viaje a contracorriente por el Río Paraná y una muy celebrada recepción y vigilia en la ciudad que lo vio nacer.

Al cumplirse el 80 aniversario del nacimiento del Che, el 14 de junio de 2008 y como parte del patrimonio escultórico rosarino, fue inaugurado en un acto que sobrepasó todas las expectativas. Más de 50.000 personas le pusimos desbordante calor humano a la invernal tarde, en medio de una Rosario sitiada por los desestabilizadores reclamos ruralistas.

Desde entonces, a pesar de su ubicación nada céntrica, su querida presencia sigue consitando entusiasmados visitantes del país y del mundo. En un mundo cada vez más incierto y desigual, su imagen es una amenaza, por eso quieren volver a desaparecerla.

Es nuestra historia la que, como sentenció Rodolfo Walsh, está siendo amedrentada, con el fin de que los pueblos no tengamos historia, ni héroes. El Che forma parte de ella y nos impulsa desde el infinito a continuar tejiendo estos lazos de solidaridad internacionalista, tal y como nos enseña cotidianamente el pueblo cubano con el trabajo y gran aporte a la humanidad de sus misiones.

Por todo esto desde la Fundación Un Mundo Mejor es Posible apoyamos firmemente la defensa del monumento a quien nos llama a conmovernos con cualquier injusticia cometida en cualquier parte del mundo.

FIRMAR LA PETICIÓN, CLIC AQUÍ

Campaña #SumateCHE

Campaña #SumateCHE