Adherí a la campaña por la incorporación de Argentina al ALBA, clic aquí

LA HISTORIA TE ABSOLVIÓ, FIDEL Una de las tantas estrategias que implementan las clases dominantes aliadas al Imperialismo para borrar o desnaturalizar la consolidación o vigencia de procesos revolucionarios, es intentar establecer, mediante una serie de operaciones mediáticas, una fractura entre sus líderes y el Pueblo, entre los individuos y los proyectos, entre estos y el contexto histórico que le da sentido.

Publicado el 21 de agosto de 2019

Así, la Historia oficial de los “grandes hombres” busca convertir la acumulación y legado de las luchas populares, en un vano recorrido por efemérides vacías de su contenido original. En términos generales, las elites se apropian de los discursos de rebeldía, creatividad o resistencia (tras su eliminación material), las expropian de todo tipo de carga que pueda resultar peligrosa, las transforman en aceptables e inocentes y finalmente las venden. Las ideologías se configuran de esta manera como mercancía por excelencia, imponiendo modismos donde priman los discursos coloridos, fugaces y confusos, apelando solamente a la emotividad de sus receptores. Este fenómeno de cosmética social impacta seriamente en la praxis política y las concepciones de la revolución. Es tarea de todxs lxs socialistas del mundo enfrentar a esta tendencia rescatando y transmitiendo lo mejor de nuestra historia, dotando de verdadero sentido transformador a nuestras consignas, desbordando de praxis a la teoría. Es necesario destruir el pasado, el hegemónicamente impuesto como el legado de una tradición de dominación, y construir otro tipo de memoria. 
En este sentido, la Historia de los pueblos que luchan por liberarse se encuentra hoy 13 de Agosto ante un nuevo aniversario del nacimiento de unos de sus más grandes, geniales e inoxidables exponentes: Fidel Castro Ruz. Recordarlo y continuar su lucha, tiene en estos momentos un claro contenido revolucionario que desafía los intentos de hacernos caer en el derrotismo y la confusión.
Se nos hace muy difícil por ende recordar a Fidel sin tener en cuenta las condiciones de la Cuba prerevolucionaria y sus gobiernos títeres desde 1902. Imposible también es desvincularlo de la génesis y desarrollo del Movimiento 26 de Julio, de la guerra en la Sierra Maestra, de su trasformación de abogado nacionalista y democrático a líder de una revolución social, de los logros sociales de la Revolución, de la dignidad heroica del pueblo cubano, de sus misiones internacionalistas, de lo que representa por medio de su figura la vigencia y necesidad del Socialismo en el siglo XXI. 
Desde su triunfo la Revolución Cubana liderada indiscutiblemente por Fidel nos demuestra que es posible, unidos y organizados, derrotar a los regímenes entreguistas; de que la lucha por la Independencia es en todo el Tercer Mundo la lucha por el Socialismo. De que no se trata de maquillar la explotación, de cambiar de collar pero seguir siendo perros. Que para poder considerar como derechos (y garantizarlos) a una buena alimentación, viviendas dignas, salud y educación de calidad, deporte, recreación, acceso equitativo a los medios culturales, etc., es preciso arrebatarle a los ricos estos privilegios. No se trata de utopías, se trata de voluntad política por más poderosos que sean nuestros enemigos. Una vez más el esfuerzo inclaudicable del pueblo cubano frente al genocida bloqueo yanke nos inspira y nos libra de dudas y temores. 
Recordar a Fidel es confiar más que nunca en la potencia de nuestros sueños, es practicar diariamente la solidaridad como uno de nuestros pilares militantes, es ejercer la practica medica con compromiso más allá de los cálculos del mercado, es educar como practica libertaria, es trabajar incansablemente buscando dar soluciones reales y creativas a los problemas del mundo. Recordar a Fidel es construir poder popular, identificar claramente a nuestros enemigos neoliberales y dar la disputa ideológica frente a los progresismos.
Su lucidez a la hora de interpretar los momentos históricos, su estrategia concreta de un proyecto continental y mundial en donde los seres humanos seamos la prioridad, la tenacidad en globalizar la solidaridad, su ejemplo de trabajo y sacrificio, hacen de Fidel, tal vez, nuestra arma más importante a la hora de enfrentar “la cultura del envase” mientras son cada vez más las personas que no entran dentro de los cálculos de progreso del imperialismo. Esto recobra cada vez más sentido si tenemos en cuenta que la crisis civilizatoria a la que nos condujo el capitalismo ya no solo promete miseria, hambre y explotación sino que amenaza seriamente con la continuidad del ser humano como especie. 
Inútil es q pretendan callar a Fidel o transformarlo en una figura decorativa porque tras él viene un ejército de generaciones que estamos dispuestxs a sostener y ampliar los proyectos de nuestro Soldado de las Ideas, cueste lo que cueste y caiga quien caiga. En palabras de su maestro Martí:
“Cree el aldeano vanidoso que el mundo entero es su aldea, y con tal que él quede de alcalde, o le mortifique al rival que le quitó la novia, o le crezcan en la alcancía los ahorros, ya da por bueno el orden universal, sin saber de los gigantes que llevan siete leguas en las botas y le pueden poner la bota encima, ni de la pelea de los cometas en el Cielo, que van por el aire dormidos engullendo mundos. Lo que quede de aldea en América ha de despertar. Estos tiempos no son para acostarse con el pañuelo en la cabeza, sino con las armas en la almohada, como los varones de Juan de Castellanos: las armas del juicio, que vencen a las otras. Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra.”

Gracias Fidel.

VENCEREMOS!!!!

#yosoyfidel #93años #revolucioncubana #operacionmilagro#internacionalismo